La proveeduría en moda – el trabajo que nunca termina.

por Jacob Pulido 0

Justo hace rato me estaba acordando de todas las veces que he escuchado a diseñadores quejarse de la informalidad de la costurera, del patronista, de infinidad de proveedores, y como dejan el alma (algo que considero demasiado dramático pero bueno…) y no encuentran la luz para poder cumplir con sus entregas de pedidos.

En efecto, es bien sabido que en la industria de la moda, las maquilas, las proveedurías de avíos y todo aquel que forma parte de esta cadena productiva en México no se caracterizan por ser puntuales e incluso “bien hechos” pero esto no quiere decir que sea imposible entregar un producto a tiempo y de la calidad correcta, solo significa que deberás esforzarte mas en tener todo previsto y cubrirte con planes B, C y D.

La mejora continua no solo es en la parte estética o de los materiales que utilizas, también se encuentra en los procesos.

Cuando pienses que no tienes nada que haces el día de hoy en el taller porque ya entregaste tus pedidos, es el momento perfecto para volver a evaluar tus proveedurías, haz tablas que indiquen las características y de esta manera puedas compararlos.

Solo tienes un proveedor, GRAVE ERROR, eso te puede costar muy caro, nunca pongas todos los huevos en una sola canasta, deberás prepararte con cuando menos 3 opciones viables que te saquen del apuro en el momento que tu lo necesites.

Mantente cotización constantemente con tus proveedores existentes y con los nuevos, de esta manera sabrás que estas obteniendo lo mejor por el mejor precio.

Cuando selecciones un proveedor no olvides preguntar todos los detalles, nunca supongas absolutamente nada, no eres su único cliente, por lo que aplica la frase que dice “Las condiciones del negocio no son las responsabilidades de todos” esto quiere decir que no porque siempre se acostumbre a entregar en bolsa cada blusa quiere decir entonces que el proveedor ya lo tiene contemplado.

Recuerda que es sumamente importante que el flujo de trabajo sea continuo y no se vea interrumpido por factores externos fuera de tu control, el tener una base de datos de proveedores puede ser uno de tus mejores Ases bajo la manga.