De la indumentaria a la tendencia.

En los últimos años hemos visto una gran tendencia  hacía lo étnico o el gusto por portar prendas que se ajustan más a las indumentarias de determinadas culturas o en todo caso de tipo artesanal, esto a un nivel global y no solo local, de hecho meses atrás existió una gran controversia respecto a la cultura mixe de Oaxaca y una prenda parecida de una diseñadora francesa.

No deseo profundizar en la disputa respecto al caso del noviembre pasado, pero si me gustaría hablar respecto los diseños artesanales y la indumentaria del país. Por fortuna México es un  país pluricultural; la belleza de los atuendos que portan las culturas indígenas por mucho tiempo han sido valoradas por la clase alta cultural, la cultura juvenil jippiteca a finales de los sesenta y principios de los setenta y por un sector que se dedica y aprecia el devenir del textil mexicano hasta nuestros días.

Lo cierto es que estos sectores son minoría con relación al grueso de la población, en muchas ocasiones se desdeñaba el diseño artesanal para portarlo como atuendo común, el uso casual de huipil, los zarapes, el reboso entre otros se miraban como algo digno de indumentaria para filmes, o solo para quienes realizaban esas creaciones. La mirada del otro hacía nosotros, es decir el extranjero ha sido muchas veces el parte aguas para que volteemos a observar nuestra cultura.

Telar de cintura

Con el boom de las tendencias étnicas y artesanales empresas de “moda rápida” comenzaron a crear sus propias versiones de los modelos artesanales, la influencia de la cultura en la moda es algo que observo bien, sin embargo es terriblemente triste que en México teniendo al alcance la adquisición de primera mano de la verdadera artesanía se busque consumir en grandes almacenes donde los precios se triplican en relación a la dudosa calidad del producto.

Es casi un hecho que en nuestro país se llega a desdeñar algo si no aparenta seguir tendencias extranjeras, y aquí recae uno de los grandes problemas del consumo de la moda, ya sea el aprecio por lo artesanal o por moda más casual, el trabajo de diseñadores mexicanos y artesanos esta pensado en la cultura y el consumidor nacional.

La pregunta constante sobre por qué no existen tallas acorde a nuestro cuerpo, por qué hay que mandar a arreglar toda la ropa que se consume en almacenes de moda rápida, por que es complejo encontrar más allá de los básicos moda que nos siente bien, recae en este punto. Es complejo para un diseñador contemporáneo encontrar las vías para llegar al consumidor nacional cuando éste busca lo expuesto en el extranjero, es difícil que apreciemos nuestros atuendos indígenas porque no buscamos reflejarnos en nuestras raíces.

Expofridakahlo2013

De a poco se han logrado cambios, cuando comencemos a apreciar el trabajo artesanal y lo portemos con orgullo, no será difícil comenzar a ver en almacenes moda creada por diseñadores mexicanos, iremos entendiendo y comprendiendo el devenir del textil y el proceso por el cual diseñadores nacionales han recorrido para lograr atuendos modernos pero afines a nuestras necesidades y formas.

 

Por: Casandra E.G. Alvarado

@SacDoravaal

Share

Siguenos en Instagram @ProyectoModa