Es tu boda… ¡Es tu vestido!

Sin duda alguna, el día más importante en la vida de la mayoría de las mujeres es el de su boda –claro, si no piensan casarse más de una vez-. Es el día con el que sueñan desde niñas, el que se imaginan y comentan con todas las amigas, en el que le dirán “¡Sí, acepto!” a un hombre con el que compartirán el resto de vida –mucha magia-.

Pero tomar por ciertas y únicas las aseveraciones anteriores, sería sólo contemplar –leyéndome generoso- el 5% de lo que la boda representa en la vida de una mujer. Y es que no sólo es lo que piensan, lo que sueñan, lo que platican, sino también lo que más les preocupa.

Ese día se organiza con meses de anticipación para que todo salga a la perfección. Si la novia o el novio son adinerados, contratan un(a) wedding planner y todo se resuelve solo; pero si no es así, ellos mismos tienen que checar hasta el más mínimo detalle. Desde el lugar de la ceremonia religiosa, el salón o jardín para la fiesta, la logística del evento, la decoración de la o las sedes, el wedding catering y, obvio, lo más importante y difícil de elegir… ¡El vestido de la novia!

Leer detalladamente todas las revistas de novias del mundo, buscar en portales de internet las últimas tendencias sobre el tema y “aventarte” todas las películas románticas de la historia no será suficiente para escoger el atuendo que te enfundará el gran día. Así que te dejo algunos puntos importantes a considerar para poder elegir el vestido perfecto para tu boda.

VERA-WANG-coleccion-SS-2014-6-1024x682

  1. Establece la logística del evento. No se puede usar el mismo vestido en verano y en invierno, en la ciudad y en la playa, de día y de noche o en un evento formal o semi-formal. ¡Es importante que consideres este punto como inicio!
  2. Tómate tu tiempo. Si ya pactaron fecha y lugar para la boda, apresúrate a iniciar la búsqueda de tu vestido. Entre más tiempo te des para ver opciones, menos te estresarás y más disfrutarás la búsqueda. Toma todo el tiempo que necesites. Tu mamá, hermana o mejor amiga pueden apresurarse en la elección, ¡Tú no!
  3. Visualiza el vestido de tus sueños. Ten en claro, más no como opción absoluta, el estilo del dress con el que quieres caminar hasta el altar y decir tus últimas palabras en la vida… de soltera, ¡No te asustes!
  4. Infórmate acerca de las tendencias. Busca en páginas de internet, revistas y hasta expos lo que está de moda. Aunque no puedas pagar un Vera Wang –y si sí, hazlo- ¡Nunca está de más informarse!
  5. Sé consciente de tu cuerpo. Investiga qué tipo de cuerpo tienes y cuáles son los cortes y textiles que le van mejor. Trata de tomar esos conceptos en cuenta al momento de elegir tu vestido de boda, ¡No querrás verte fatal y que tus fotos te lo recuerden el resto de tu vida!
  6. Define un presupuesto. Asignar una cantidad a gastar en el vestido te ayudará a marcar tus límites y a tener presente cuánto es lo que puedes gastar. ¡No sería agradable dejar a los invitados sin cenar para cumplirte un capricho! Claro, si tienes el dinero para comparte el vestido más caro del planeta, sin descuidar otras áreas del gran día, ¡aprovéchalo que sólo te casarás una vez! (O eso espero)
  7. Agenda citas en varias tiendas. No te conformes con visitar un establecimiento ni con probarte sólo los vestidos que hay en él. Busca diversas tiendas y agenda las citas que puedas. ¡No te cierres a una opción!
  8. Pruébate diversos estilos. Tal vez siempre quisiste o soñaste con un vestido de princesa –muy típico, la verdad-, pero quizás ese no sea el más favorecedor para ti. No te cierres a una sola idea y mídete tantos estilos como puedas.  Ya que tengas el estilo adecuado, busca el vestido de tus sueños basado en él.
  9. ¡No compartas las experiencia con cualquiera! No es necesario llevar a tus citas y pruebas de vestido a tu mamá, abuela, tía, cuñada, suegra, a la prima del novio y a todas las amigas de la universidad; sólo comparte ese momento con gente realmente cercana y que en verdad te conozca. Te aconsejo invitar sólo a tu mamá, abuela y a esa(e) mejor amiga(o) que siempre te dice la verdad. ¡Será tu mejor aliado!
  10. Confía en tu instinto. ¿Cómo sabrás que es el vestido correcto? ¡Sólo lo sabrás y ya!

Espero que tomes estos puntos en cuenta, para llegar a ellos tuve que vivir la hermosa –o desastrosa, que no fue mi caso- experiencia en carne propia. Tárdate lo que quieras en encontrar esa prenda ideal y recuerda: es tu boda… ¡Es tu vestido!

Ah, casi se me olvida… ¡Felicidades por tu próxima boda!

Te invito a dejarme cualquier comentario sobre este artículo o sugerencia para futuras publicaciones. Sígueme en mis redes sociales: FacebookTwitterInstagram. ¡No olvides visitar mi fashion blog y revisar todos mis artículos!

Gracias por leerme. Si te gusta mi post, ¡compártelo!

Foto: Vera Wang

Share

Roob Gzz es un joven casado con el Periodismo, amante de admirar el arte de la Moda y enamorado de la Fotografía, que sueña con poder combinar sus pasiones. Se considera una persona camaleónica, divertida y sociable. Ama salir de shopping, photo trip, de party y a conciertos; pero lo que más disfruta es contar sus vivencias.

Siguenos en Instagram @ProyectoModa