De telar, bordados y listones, están llenos los patrones. Mokaya 2015

Por: Casandra E.G. Alvarado

kazzmasoch.usine@gmail.com

 

Cuando escuché por primera vez una fracción de la historia de Josefa Ibarra, quedé anonadada e incluso me costó un tiempo poder digerir la experiencia a la que me estaba afrontando, me encontraba acompañada de una gran amiga, confidente y colega, nuestras miradas se cruzaban continuamente deslumbradas, esas miradas típicas de los niños cuando hacen un descubrimiento. Teníamos un vestido de Josefa en nuestro regazo y con cautela casi de cirujano miramos los bordados, los listones y patrones atípicos rebosantes de “mexicaneídad”.

Al igual que, como ha pasado con muchas de las grandes mujeres exponentes en un ramo determinado, la imagen de Josefa tras su fallecimiento permanecía solo en un muy pequeño y selecto sector de aquellos quienes son sus contemporáneos y tuvieron la dicha de conocerle, trabajar y convivir con ella, pese a que es (puesto que a la fecha no existe una comparable) la mujer más destacada dentro del diseño de modas en México durante el siglo XX.

Entonces existió un objetivo, no solo nuestro, si no de varias mentes más. Los estudiantes de diseño debían conocerla… Era menester agregar a su acervo cultural el nombre Josefa Ibarra.

12247739_10206854096445063_6238055703641847515_o

Mokaya:

El evento del centro universitario UTEG campus Américas que ahora se ha instaurado como anual, nace en 2014 promoviendo en el alumnado de las carreras de diseño, la investigación, inspiración y creación a partir de la identidad nacional. El año de su inauguración tuvo como punto de partida la gastronomía mexicana, creando un evento escolar, pequeño pero exitoso.

Este año la inspiración se alojó en la arquitectura de dos grandes exponentes del movimiento contemporáneo mexicano: Luis Barragán y Ricardo Legorreta, empero el móvil principal recayó en el rescate histórico de Josefa Ibarra. Por tanto el espíritu creativo de la triada ameritó un recinto digno para homenajearles. Desfilia.

Con una pasarela decorada con papiroflexia y un montaje profesional gracias a la labor de los alumnos de Diseño de Interiores se dio pie al inicio de la primera pasarela realizada por alumnos de una licenciatura en Diseño de Modas dentro del recinto. Bajo la tendencia Offbeat otoño-invierno 2016 y con gran cuidado en la hilación del color y propuesta desde el prêt a porter hasta la “alta costura” el desfile constó de aproximadamente 60 salidas, inauguradas por una danza aérea y concluida con el desfile de alumnos creadores de los atuendos.

Una vez terminada la pasarela, el lobby se vistió multicolor con una exquisita exposición y curaduría de vestidos de Josefa Ibarra, por otro lado, un sector de Desfilia se transformó en un complejo set televisivo donde se llevaron a cabo entrevistas por algunos medios. De esta manera el evento que hacía un año se había presentado como algo pequeño y exitoso, el 2015 revolucionó sus expectativas al presentar un evento más grande, con excelente producción y un tema que de manera holística compenetró con los asistentes al poder observar los diseños de Josefa Ibarra.

Reconocí en los asistentes las mismas miradas deslumbradas que yo tuve la primera vez que observe un Josefa, pese a que no podían tocar los hermosos bordados de los atuendos, la cercanía a ellos abrió las puertas de un diálogo que había quedado en la desconocimiento de las nuevas generaciones que no tuvieron el gusto de gozar de la misma época de Josefa Ibarra.

 

 

Share

Siguenos en Instagram @ProyectoModa