Fraude! La falsa realidad de los ‘Influencers’ en Instagram

por Giovana Borbon 0

Actualmente podemos encontrar nuevas estrategias de marketing que aparecen día con día, desde anuncios en Facebook, libros electrónicos, entre otros medios que ayuda a que nuevas empresas disparen sus ventas de la noche a la mañana.

Instagram es una de las aplicaciones más utilizada en la actualidad, con más de 300 millones de usuarios mensuales que exponen ante los ojos de mundo acerca de todos los temas que pudiesen existir, y es que actualmente esta red social  está repleta de personalidades que se dedican a publicar consejos o principalmente parte de su estilo de vida que incluye temas que van desde moda, viajes, fotografía, cocina, entre otros.

Principalmente una de las redes sociales que más fuerza a tomado como estrategia de marketing, y que funciona como herramienta para influenciar al espectador a dar el paso que se necesita para adquirir algún producto o servicio con simplemente brindar un recuadro con una historia de lo que podrías experimentar si fueras parte de la comunidad de seguidores de alguna cuenta, solo para consumir contenido.  Según Kissmetrics, una plataforma que analiza todo lo que pasa en la web, el 70% de los usuarios de Instagram solo ingresa a consumir contenido en Instagram.

Es por esta razón que ser un Intagram “influencer” se ha vuelto una industria de mil millones de dólares, un negocio al que cualquiera aspira y se lanza con propuestas sin contenido, una agencia de marketing, Mediakix, ha llevado a cabo una investigación sobre el mundo turbio de falsificadores en línea, que solo se dedican a conseguir seguidores fraudulentos para truquear a las agencias que se dedican a cazar nuevos influencers.

 

El sitio web creó dos cuentas falsas en Instagram en donde el ‘influencer’: 1) tenía un estilo de vida con enfoque en la moda en donde ella era la modelo, y el ‘influencer’ 2) un fotógrafo de viajes. Para la primera cuenta, Mediakix contrató una modelo y el contenido se generó a través de una sesión de fotos de un día; el nombre de la primera cuenta era, “calibeachgirl310.

 

“La segunda cuenta, wanderingggirl, fue un paso más allá y se compuso enteramente de fotos libres. Mediakix bombardeo con fotos al azar de chicas rubias que solo mostraban la parte de atrás de sus cabezas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez que las personalidades estaban listas, la compañía se dispuso a adquirir seguidores. Instagram es capaz de bloquear las cuentas de las cuales se sospecha que adquieren seguidores de manera ilícita, es decir, la compra de seguidores, suponiendo que quisieras de inicio obtener 1.000, el costo variaría entre $3 u $8 dólares, finalmente Medialix se dio cuenta que puedes realizar la compra de seguidores, todo ello sin que la app detecte el ‘wrongdoing’, y continuar obteniendo ‘follows’ hasta conseguir los 15.000.

Todo iba muy bien en sus cuentas falsas y con sus seguidores pero al final todo fue un poco inútil ya que no había ninguna interacción dentro del contenido que proporcionaban, así que Medialix pagó alrededor de 12 centavos por comentario, y entre $ 4-9 por cada 1.000. Para cada foto, compraron 500 a 2.500 “me gusta” y 10 a 50 comentarios. Las cuentas pagadas dejarían comentarios sencillos como “buen trabajo” o “que agradable!”.

Después de un tiempo, las cuentas llegaron a los 10.000 seguidores, el Santo Grial de las cuentas de Instagram, ya que esto significaba que Medialix podría inscribirlas a varias plataformas de marketing de ‘influencers’. Lo más increíble fue, que después de haber evadido reglas establecidas por la app, fue que aplicaron para nuevas campañas en las que aseguraron cuatro contratos pagados por marcas, dos para cada ‘influencer’ creado.

La cuenta de moda aseguró un acuerdo con una compañía de trajes de baño y uno con una compañía nacional de alimentos y bebidas, mientras que la cuenta de viajes aseguró acuerdos con una marca de alcohol y la misma compañía nacional de alimentos y bebidas. Ambas cuentas fueron reembolsadas con compensación monetaria o producto libre.

El experimento se realizó con la finalidad de generar interés y preocupación en las agencias de marketing de ‘influencers’, en cuentas con más de 5,000 seguidores y conocidas por ser contactadas por compañías. En conclusión los Intagrammers siempre encontraran la manera de truquear la forma en la consiguen seguidores, y este hecho se está volviendo cada vez más común mientras exista la necesidad de la gente de consumir contenidos superficiales y que al final solo provocan que grandes marcas desvíen millones de dólares en supuestos bloggers sin contenido contundente.

La realidad es que esto seguirá sucediendo mientras existan seguidores egocéntricos generando ‘follow x follow’ sin mirar a quien y bloggers mas interesados en la capital que en el contenido.

 

Responder

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>